Para decir algunas palabras a modo de introducción sobre qué es la Biodanza, es una técnica de desarrollo personal que utiliza el movimiento y la música para ponernos es contacto con nuestras emociones y colaborar en nuestro autoconocimiento.
Es una técnica sencilla y profunda que de manera lúdica nos ayuda a disfrutar del momento presente y de la conexión con el grupo.
La Biodanza facilita que la persona recupere todos sus movimientos y que los viva de manera consciente, lo que posibilita un cambio en la manera de vivir los acontecimientos cotidianos.
La práctica regular de la Biodanza nos ayuda a recuperar nuestra capacidad de sentir, de sentirnos parte de la humanidad y del mundo. Nos permite cuidarnos y cuidar a los demás, nos conecta con nuestra alegría y , en definitiva, nos posibilita disfrutar de la vida con autenticidad.

En Biodanza trabajamos el movimiento ayudados por la música. Durante la sesión se plantean una serie de ejercicios que se realizan solos, en pareja o en grupo.

No hace falta saber bailar. Unicamente dejar que, siguiendo una determinada consigna del facilitador, nuestro movimiento fluya y así expresarnos a través de él.

En las clases de Biodanza Otra Mirada nos centramos en el trabajo con las 15 distintas categorías de movimiento. En palabras de Vitor Lemelle:
“No es la apología de las virtudes lo que hace crecer al ser humano sino el rescate de su potencial de movimiento. Nuestra labor es por tanto facilitar al individuo la recuperación del repertorio de movimientos que cada ser humano posee. Ahí es donde se encuentra la clave de la Biodanza como terapia”.

Se necesita traer ropa cómoda (chándal, mallas y camiseta, etc.). La actividad se realiza descalzos o con calcetines.

 

Clases semanales

Todos los miércoles, de 18:00 a 19:45 en la sala Buda de Asha-Kiran Espacio, en la zona de Legazpi. Metro Almendrales