Algunas palabras sobre quien soy y mi experiencia como profesional de Biodanza Otra Mirada.

Mi nombre es María Jesús de Castro. Licenciada en Ciencias Químicas, soy facilitador de Biodanza desde el año 2005.

La Biodanza me conecta con uno de mis valores fundamentales, el sentimiento profundo de que todos formamos parte de algo más grande que nuestra propia individualidad, de que todos jugamos un papel importante en esta vida y que lo que hacemos a nivel individual repercute en el planeta. Cuidarnos y respetarnos , como hacemos en cada clase, es también cuidar y respetar el mundo en el que vivimos. Aceptarnos tal y como somos nos permite también aceptar a los demás. Aprender a mirar al otro sin ninguna creencia que sirva de filtro, con ojos de ver como decimos en Biodanza, es también aprender a mirarnos a nosotros mismos con una mirada amorosa y compasiva.

Por hacer un poco de historia, conocí la Biodanza por casualidad en el año 2000 y me cautivó desde el principio. Para mí significó pasar de vivir la vida en blanco y negro a vivirla a todo color. Desde entonces asistí a clases regulares con distintos facilitadores y mi afán por entender el porqué de las cosas me llevó a estudiar la formación como facilitador. Quería descubrir donde residía la magia transformadora de la Biodanza.

Dicha formación la realicé entre los años 2002 y 2005 en el centro Alalba de Vitoria-Gasteiz. El Universo me brindó la oportunidad de estudiar con un “dinosaurio de la Biodanza” como él se define, Vitor Lemelle. Estoy realmente agradecida, no sólo porque Vitor es un gran didacta que se formó con Rolando Toro Araneda, el creador de la Biodanza, sino porque es una persona que encarna en su vida todo el profundo significado de lo que ésta significa.  He realizado los cursos de especialización en Proyecto Minotauro (2011-2012) y “Biodanza y Cuatro Elementos” (2013-2014), impartidos también por Vitor.

Al terminar mi formación me di cuenta de que necesitaba impartir clases. Por dos motivos. El primero, por el amor tan profundo que siento por la Biodanza. En segundo lugar, por la responsabilidad que tengo de, una vez conocida, transmitir esta herramienta y brindar a otras personas la posibilidad de conocerla y así pode transformar su vida.

Durante el curso 2008-2009 colaboré en el curso “El viaje del héroe en tres dimensiones” con María José Alvarez donde tuve la oportunidad de realizar un trabajo sobre “Arquetipos y Movimiento” que integra la mitología griega con la Biodanza.

A lo largo de estos años he impartido y sigo impartiendo como facilitador clases semanales en Madrid así como talleres de fin de semana trabajando principalmente con los arquetipos.

Una de las cosas más hermosas que la Biodanza ha aportado a mi vida es el poder facilitar las clases en los Talleres de Bienestar que la A.E.C.C organiza en el hospital Severo Ochoa para pacientes oncológicos.

Combino mi pasión por la Biodanza con la practica de la Meditación, Danzas Sagradas de Gurdjieff, Vinyasa y  Bikram Yoga.